No queremos malos humos al volante

Tubo de escape

Los malos humos no son buenos al volante ni para ti que conduces, ni para tu coche. Y es que si este no evacúa de forma adecuada los gases de escape, se pondrá en peligro el funcionamiento del motor y los gases pueden llegar, incluso,  al interior del coche. El sistema de escape es el responsable de que todo vaya bien.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL SISTEMA DE ESCAPE?

El sistema de escape está situado en la parte inferior del vehículo y resulta imprescindible para el buen funcionamiento de tu coche, además de favorecer una conducción más ecológica ya que transforma los gases que emite tu vehículo. Está compuesto por el tubo de escape, el catalizador y en su caso, el filtro de partículas diesel, entre otros elementos.

Los cambios bruscos de temperatura, la nieve, la lluvia y la corrosión provocada por la sal y el agua influyen directamente en su estado. Esto hace que disminuya el rendimiento de tu coche, aumente el ruido del motor y el consumo de combustible. Un problema con el tubo de escape o el catalizador del coche es nocivo para el medio ambiente y puede serlo también para ti y el resto de ocupantes del coche: los gases mal evacuados pueden llegar al interior del habitáculo.

Una cuestión importante que no debes olvidar: un mal funcionamiento del tubo de escape o el catalizador del coche puede hacer que no pases la ITV.

 

¿CUÁNDO DEBO REVISAR EL SISTEMA DE ESCAPE?

En First Stop te recomendamos revisarlo cada 3-6 años, dependiendo de la marca del coche y el kilometraje. El catalizador del coche es recomendable sustituirlo cada 80.000-100.000 km.

Si observas que sale humo negro del tubo de escape, el coche pierde potencia y el motor se cala con frecuencia, es que hay alguna obstrucción o rotura en el sistema de escape.

Si notas ruidos metálicos y vibraciones en los bajos del coche o vibra el volante o la palanca de cambios al ralentí, probablemente haya alguna grieta o rotura o se haya desprendido algún otro elemento del sistema.

 

POR QUÉ REVISAR EL TUBO DE ESCAPE

  • Evita la pérdida de potencia y ahogo del motor
  • Reduce la emisión de gases contaminantes
  • Favorece un consumo de combustible adecuado
  • Disminuye el ruido del motor
 

Dudas frecuentes

¿CÓMO SÉ CUÁNDO DEBO SUSTITUIR EL TUBO DE ESCAPE?

Que veas por tu retrovisor exceso de humo o humo de un color diferente al habitual.

CONSEJO ANTE EL HUMO NEGRO: Cada 15 días, circule unos 10 kilómetros a unos 80 km/h con una marcha corta.

CONSEJO ANTE EL HUMO BLANCO: Cruza los dedos y ven a First Stop. ¡YA!

CONSEJO ANTE EL HUMO AZUL: Revise los niveles de aceite con regularidad, y si nota que éstos son bajos o que descienden de forma muy continuada en el tiempo, acuda a First Stop porque su coche puede perder aceite y el problema se resolverá cambiando las piezas defectuosas del pistón y las válvulas o del soplado del turbo.

CONSEJO ANTE EL HUMO GRIS: Déjalo en manos de First Stop.