¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL CAMBIO DE NEUMÁTICOS?

Los neumáticos son extremadamente importantes, ya que son el único contacto entre el vehículo y carretera. La superficie de contacto entre un neumático y la carretera es un área que tiene aproximadamente el tamaño de una tarjeta postal. Por ello, es importante que se encuentren siempre en perfecto estado. En cualquier centro First Stop podrás encontrar el asesoramiento necesario para realizar el cambio de neumáticos contando con los mejores especialistas.  

función-de-los-neumáticos

¿Cuál es la función de los neumáticos?

En resumen, los neumáticos tienen cuatro funciones principales.

  1.  Soportar el coche: los cuatro neumáticos soportan el peso del vehículo.
  2. Absorber las irregularidades de la carretera: el aire o nitrógeno de los neumáticos actúan como un muelle y esto aumenta considerablemente la comodidad.
  3. Transmitir la tracción y las fuerzas de frenado: gracias a los neumáticos, se puede conducir y detenerse.
  4. Dirección: los neumáticos giran al girar el volante. 

contar-con-unos-buenos-neumáticos

¿Por qué es importante contar con unos buenos neumáticos?

Unos buenos neumáticos son, ante todo, la garantía para un viaje seguro y confortable. Un neumático de calidad inferior reducirá el rendimiento del vehículo al aumentar la distancia de frenado y el riesgo de derrape. Por otra parte, una presión inadecuada o unos neumáticos desgastados aumentan el consumo de combustible, las emisiones de Co2 y reducen drásticamente la seguridad de los ocupantes del vehículo.

evitar-dañas-los-neumáticos

¿Qué puedo hacer para evitar dañar los neumáticos?

Comprobar periódicamente la presión de los neumáticos. Se puede encontrar la presión recomendada en diferentes placas repartidas por el vehículo (suelen estar en el interior de la tapa del combustible o en el costado de la puerta del conductor). Es aconsejable realizar esta comprobación al menos una vez al mes y siempre con los neumáticos fríos. Unos neumáticos con baja presión harán que el vehículo sea menos controlable, aumentarán la distancia de frenado y se degradarán mucho más rápido. Unos neumáticos con presión excesiva son igualmente peligrosos: reducen la adherencia, la frenada es menos estable y se reduce el control del vehículo, lo que puede llevar a situaciones potencialmente peligrosas. Encuentra más información sobre la presión de los neumáticos.

  • Comprobar periódicamente el estado de los neumáticos. Si hay indicios de daños o grietas, lo recomendable es visitar a un especialista First Stop tan pronto como sea posible.
  • Si el neumático recibe un impacto, siempre es mejor pasar por un servicio First Stop para que sea revisado por si hubiera daños internos.
  • Comprobar regularmente la profundidad de la banda de rodadura. El mínimo legal es de 1,6 mm para los neumáticos normales. Sin embargo, es recomendable realizar un cambio de neumáticos cuando dicha profundidad es inferior a 3 mm (ó 4 mm para los neumáticos de invierno). Encuentra más información sobre el cambio de neumáticos.
  • Si se escucha algún sonido inusual o si el coche vibra, debemos comprobar el equilibrado de los neumáticos y la alineación de las ruedas. En cualquier caso, se deberían comprobar cada 15.000 kilómetros.